Cartas del Dividendo: Bienvenidos a bordo.

“El ser humano es el único ser vivo que ante un problema complicado, buscará una respuesta complicada, obviando la solución lógica por dudar de su simpleza”. Nassim Taleb.

Es curioso que el ser humano, a pesar de los avances científicos, técnicos y sociales que hemos visto florecer a lo largo del último siglo, siga actuando de manera azarosa a la hora de enfrentarse a una acción como es la de invertir nuestro capital. 

Todos los que, de un modo u otro, estamos familiarizados con el mundo de la inversión, habremos escuchado muchas veces eso de que para tener éxito en el mercado de valores la clave es comprar barato y vender caro. Pero seamos sinceros con nosotros mismos antes de arriesgar el patrimonio que tanto trabajo y esfuerzo nos ha costado reunir: ¿Cuántas personas tienen la capacidad, formación, tiempo y talento para ganar dinero siendo precisos en sus momentos de compra-venta? Es más, ¿cuántas de esas personas que han conseguido hacerlo pueden mantener esa operativa en el tiempo antes de que la moneda caiga del lado imprevisto? 

No nos engañemos. No nos hagamos trampas al solitario. Posiblemente habrá un perfil de inversor sediento de esa adrenalina que se dibuja en líneas ascendentes y descendentes, rojos y verdes. Seguramente, el perfil de esas personas no dista mucho de los que podríamos encontrar en un casino, una casa de apuestas o en el bingo. Pero no es el nuestro. El equipo que hemos reunido para este proyecto cree firmemente en la gestión tranquila de nuestro patrimonio. Hemos dedicado décadas de trabajo y esfuerzo en nuestras profesiones como para dedicar jornadas extra a la gestión del capital logrado. Entendemos que el dinero debe trabajar para nosotros de la forma más práctica, eficaz y tranquila posible. 

Contaba Josh Peters, editor del antiguo boletín de Morningstar, “Dividend Investor”, que a lo largo de toda su carrera profesional como gestor de grandes patrimonios y empresas cotizadas, nunca vio una forma tan sencilla, tan noble en sus predicciones y tan poderosa, como la inversión en dividendos crecientes. A lo largo de los futuros números de esta carta quincenal (2 al mes, enviándose el 2º sábado y 4º sábado de cada mes), les presentaremos numerosas historias de éxito de personas normales y corrientes, a menudo ajenas al mundo de las finanzas, pero que de forma silenciosa, amasaron fortunas impresionantes. 

No obstante, permítanme la licencia de regalarles una de ellas. Sirva de ilustración al lector como muestra de nuestras intenciones, nuestra hoja de ruta a seguir: Durante los años de gestor de grandes patrimonios en el broker americano Charles Schwab, Josh Peters recibió la visita de una mujer de edad avanzada, que justo acababa de retirarse. Esta mujer, se presentó en la oficina con un archivador A-Z repleto de extractos, documentos y certificados de posesión de acciones. Se llamaba Marjorie Bradt. 

Marjorie quería poner todos sus papeles en orden, y ante el cambio de operativa en el año 2000, en el cual los brokers americanos dejaron de certificar físicamente la compra-venta de valores, nuestra protagonista quiso unificar los títulos físicos que poseía mediante certificados y los nuevos que el broker le apuntaba digitalmente en su nueva cuenta de inversión. Cuando Peters comenzó a poner en orden aquellos documentos, vio que muchos de ellos se remontaban cinco décadas atrás, incluso anteriores a 1950. Pero lo más sorprendente fue comprobar que prácticamente todos los títulos que Marjorie poseía pertenecían a las distintas escisiones que AT&T había tenido desde los tiempos en que cotizaba como Bell Telephone Company (conocida coloquialmente como Ma Bell).

Navegando hacia atrás en el tiempo y secuenciando todos aquellos certificados, Peters llegó al núcleo del asunto. Las acciones originales habían sido regaladas a Marjorie por su padre entre 1950 y 1962. El valor original de aquellas compras ascendía a la cantidad de 6,626 dólares americanos actualizados a 1999. Lo curioso de esta  historia es que Marjorie, una mujer que había dedicado su vida a labores humanitarias nada relacionadas con las finanzas, nunca quiso complicarse con la gestión de aquellos valores. Nunca compró ningún valor más. Simplemente acordó con su banco un programa de reinversión de dividendos, de modo que cada vez que la empresa hacía uno de estos pagos, este se reinvertía automáticamente en más acciones de la propia empresa. Esos cheques trimestrales de dinero contante y sonante en forma de dividendos se sustituyeron por compras trimestrales sistemáticas a lo largo de 50 años. 

En 1999, cuando Peters terminó de poner todos los papeles en orden y pudo contrastarlo con los registros de la propia empresa y el banco de Marjorie, comprobaron asombrados que la cartera de Marjorie Bradt contenía casi una decena de empresas diferentes (todas surgidas a partir de Ma Bell) y tenía un valor de mercado superior a un millón de dólares. 

Durante esos 50 años nuestra protagonista no tuvo que hacer nada. No tuvo que predecir la fecha de la II guerra mundial. Ni anticiparse a las subidas o bajadas de las materias primas. Ignoró las distintas crisis del petróleo. La guerra de Irak. Tampoco tuvo que estar pendiente de la inflación, la deflación, señales alcistas, señales bajistas, hombro-cabeza-hombro invertidos, etc. Nada de eso. Ella simplemente mantuvo sus acciones a buen recaudo y, mientras tanto, los dividendos crecientes y el interés compuesto hicieron su trabajo. Como decíamos al principio, de forma silenciosa y eficaz. Sin ruidos.

Es este un proyecto, Cartas del Dividendo, que casi de manera inevitable, tenía que suceder. La inversión en dividendos crecientes es el nexo común, el eslabón, que une a este equipo de trabajo. Alberto, Antonio, Eloy, Jordi, Mannel y Sergio. Preferimos pensar que más que invertir en empresas, nos asociamos a ellas. Creemos firmemente en la idea que para conseguir lo que hizo Marjorie no hace falta ser ingeniero de sistemas, economista, doctor en matemáticas o tener un MBA en finanzas. Invertimos nuestro dinero como seguramente lo harán ustedes si están leyendo esta carta: con sentido común, en empresas muy sólidas, con historiales de dividendos crecientes magníficos y que respetan al accionista. Somos conscientes, como lo era Marjorie, que seguramente nos estaremos dejando por el camino grandes éxitos de la inversión moderna. Todos querríamos llevar Amazon a 10$. Pero con esa misma sinceridad, les aseguramos que no nos gusta llevarnos sobresaltos. Gestionamos nuestras carteras con una operativa simple, sin tecnicismos ni especulaciones. Preferimos basarnos en datos tangibles, en aspectos fundamentales y ratios financieros. Queremos conocer las empresas de nuestra cartera, su historia, y que ustedes las conozcan tan bien como nosotros.

Esperamos que disfruten de estos escritos y que, de un modo u otro, sirvan para afianzar, para apuntalar con datos fundamentados, las decisiones financieras que tomen. Nosotros seremos transparentes.

Bienvenidos a Cartas del Dividendo. 

23 Comentario Cartas del Dividendo: Bienvenidos a bordo.

  1. Pilar-Claralba

    La comunidad inversora está de enhorabuena. Los nombres de más calidad en la divulgación del DGI se han reunido para hacernos la vida más fácil. Gracias maestros!! Feliz travesía.

    Contestar
      1. Jordi

        Este proyecto tiene una pinta espectacular, somos muy afortunados de poder subirnos a bordo, estaré muy pendiente de lo que se vaya publicando.
        Muchas gracias señores!!

        Contestar
  2. Jorge

    Como voy a disfrutar con estas cartas!!. Enhorabuena por el nuevo proyecto que supone un esfuerzo enorme por vuestra parte y daros las gracias por sentirnos tan afortunados. Es un regalo. Gracias

    Contestar
  3. Javier

    Esta historia, aunque conmovedora, no se explica por los dividendos crecientes. Sino por el buy and hold.
    Si sistemáticamente recompras las acciones de una empresa con el dividendo que esta te da, sería equivalente a otra empresa que decide no repartir dividendos y reinvertir todo en crecer el negocio.
    Si Margerie hubiera hecho buy and hold de BRK seguramente habría conseguido mucho más que ese millón.

    Contestar
    1. Mannel Perry

      Hola Javier, efectivamente, la clave estuvo en mantener tanto tiempo las acciones. Y seguramente con otras empresas habría conseguido más retorno, si. Pero la clave es esa: que comprando acciones normales y corrientes, de empresas que venden un producto necesario, y que han cuidado al accionista (lo que hoy es ATT ha dado rentabilidades muy buenas en el pasado, gracias, además, a sus múltiples escisiones) casi cualquiera lo puede conseguir. Y lo más importante: Margerie podría disfrutar hoy día de un sueldo espectacular sin necesidad de vender ni una sola acción ;-). Gracias por comentar.

      Contestar
    2. Alb

      Hola Javier,

      Ese escenario no siempre se da en la práctica. Puedes ver por ejemplo el caso de IBM que ha recomprado acciones en los últimos años por un importe mayor al de la capitalización actual de la compañía, con lo cual esas recompras no han generado valor para el accionista. En el caso de BRK es cierto, lo que ocurre es que a lo largo de la historia ha habido pocos casos como BRK y bastantes como AT&T. Creo que lo comentamos específicamente en uno de los artículos que tenemos colgado «Mitos y leyendas de la inversión por dividendos».

      Dicho esto, como también comentamos en varios artículos, hay muchas formas válidas de invertir, y hacerlo en empresas excelentes, repartan o no dividendos, casi siempre será una buena idea.

      Muchas gracias por pasarte y dejarnos tu opinión, esperamos que el proyecto te pueda resultar interesante.

      Contestar
  4. Alberto

    Conocí el mundo DGI por el podcast de Jordi en MasDividendos. Buscando información sobre este método de inversión, la gente que más me ha ayudado han sido el propio Jordi, Mannel, Alberto y especialmente Eloy. Y hoy me encuentro con esto. Solo me queda dar la enhorabuena al equipo y disfrutar de vuestro trabajo. Un saludo

    Contestar
    1. Mannel Perry

      Muchísimas gracias Alberto. Esperamos que disfrutes del proyecto. Pronto tendréis disponibles los primeros ejemplares de Cartas del Dividendo.

      Contestar
  5. Antonio Coubert

    Me parece una idea fabulosa, compartir, divulgar y enseñar el modelo de inversión DGI, ademas por personas fantásticas que desde hace tiempo ya lo vienen haciendo con esmero. Gracias por esta genial iniciativa y deseoso de aprender y comenzar a caminar sobre hombros de gigantes.

    Contestar
  6. Edu Molina

    Me han alegrado ustedes la semana. Los hilos de Mannel y Eloy del foro de Gregorio han sido un faro en mi proceso de aprendizaje inversor, y todavia hoy recurro a ellos de vez en cuando. De la misma manera, la contribucion de Jordi en masdividendos y cazadividendos y el podcast de +D son otro Santo Grial del DGI. Y, por si no fuera poco, ahora se juntan todos como el Madrid de los galacticos ! Enhorabuena, mucha suerte, y ansioso por seguir leyendo articulos.

    PD: La primera tanda que hay ya publicados me parece magnifica, un gran forma de dar un poco de contexto sobre el estilo de inversion y sobre la situacion actual. Que maravilla.

    Contestar
    1. Eloy

      Muchas gracias por tus palabras Edu! La verdad es que le estamos poniendo muchas horas y cariño al proyecto para conseguir un producto de calidad que aporte valor a los lectores. Como bien dices, hemos formado un buen equipo y creemos que va a salir algo muy chulo. Tu que nos sigues desde hace unos años conoces nuestra línea que intentaremos mejorar en cada publicación. Un placer tenerte a bordo!

      Contestar
  7. Thelma

    Enhorabuena por el proyecto!! Será estupendo leeros de nuevo.
    Para mi ha sido una sorpresa estupenda porque desde la web de Gregorio y de Medium ya no leía más comentarios y post vuestros, y de algunos de vosotros me he leído casi los hilos completos.
    Para gente muy novata como yo nos sirve de aprendizaje. Gracias

    Contestar
    1. Mannel Perry

      Hola Thelma!! Muchísimas gracias por tus palabras. Es un honor contar contigo para este nuevo proyecto. Si te has leído algunos de nuestros hilos en el foro de IEB o Médium, te aseguro que esto te va a encantar. Un saludo.

      Contestar
  8. David

    Suerte en la nueva andadura. Soy de los primeros en entrar al grupo de Telegram IEB, era un grupo espectacular y tras el incidente me quedé un poco huérfano pese a que os seguía leyendo en Medium y en el foro. Muy interesantes vuestras reflexiones. ¡Saludos!

    Contestar
    1. Alb

      Hola David, muchas gracias, esperamos que te interese el proyecto de la newsletter así como otras cosas que aún tenemos pendiente anunciar.

      Un saludo.

      Contestar
    2. Mannel Perry

      Gracias David por tus palabras!! Encantados de contar contigo. Como te ha dicho Alb, estate pendiente porque vienen sorpresas muy pronto. Un saludo.

      Contestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.